captcha

12 de Diciembre 2013

Al momento de crear una cuenta de e-mail, darse de alta en una plataforma validar una operación web, los sitios le exigen al usuario que complete un campo de texto con las letras y números que aparecen en una imagen. Suelen ser combinaciones sin sentido, muchas veces borrosos o tachados. Ese sistema, conocido como Captcha, evita que de manera automática e impulsada por un “robot” se descarguen archivos, se den de alta cuentas de e-mail o se publiquen comentarios en sitios.

Ese espacio –obligatorio- fue visto con buenos ojos por los publicitarios de Estados Unidos y Europa que crearon un sistema en el que se puede vender pauta comercial. En el país americano, Solve Media desarrolló y vendió esos captchas como espacios para publicidad. Así en vez de completar una serie de números y letras incoherentes, los usuarios debían copiar el slogan de una marca. De esa forma, las marcas se promocionaban y la empresa desarrolladora cobraba una comisión por el servicio. Y si bien todo el tiempo los usuarios están ingresando a sitios estadounidenses o europeos, quienes tengan su dirección de IP registrada en la Argentina pueden no llegar a ver los captchas patrocinados, sino que se encuentran con las clásicas letras y números combinados. El negocio parece lucrativo. El emprendimiento estadounidense espera terminar 2013 con una facturación de entre US$ 13 y 16 millones. 

En la Argentina, la empresa PontaMedia decidió apostar a ese mercado y desarrollaron BrandCaptcha, con el objetivo de acercar a las marcas a promocionar sus productos.

“Lo que hacemos es utilizar el espacio y lo convertimos en campañas online. Es un paso que no se puede esquivar y hay que prestarle atención. Y ahí ubicamos una publicidad de marcas. Entonces usamos la atención, la interpretación y repetición (porque se debe reingresarel mensaje en el campo) para tener un formato nuevo de publicidad online”, explicó, en diálogo con Apertura.com, Martín Trejomovich, co fundador junto a Camilo Pirillo de Ponta Media.

La empresa demoró un año en desarrollar el sistema, ya que debía trabajar en un protocolo de seguridad, más allá de la novedad de mezclar el captcha con publicidad. Así, el desarrollo se ofrecerá como campaña publicitaria a las empresas, con un piso mínimo de $ 10 mil.

En América latina –donde se ofrecerá el servicio- se generan unos 1000 millones de captchas por mes, según datos de los emprendedores. Razón más que suficiente para intentar apostar a esta nueva veta del negocio publicitario. Hasta ahora, empresas como Uniliver, Coca-Cola y Personal se mostraron interesadas en este tipo de campañas. Así, los sitios que deben utilizar sistema de captchas pueden monetizarlos. “Tiene geotarget, es decir que dependiendo de la región de América latina desde donde se ingrese, se verá un captcha acorde a ese lugar”, detalló Trejomovich.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos