Andy FREIRE COLUMNISTA
Columnistas

El valor de la innovación en 5 gramos de café

Por Andy Freire 29 de Septiembre 2014

 

 

Si preguntara cuál es el país que produce más café en el mundo, seguramente las respuestas apuntarían a
alguna nación de América del Sur, África o Asia. Y estarían bien encaminadas. De hecho, es Brasil. Luego lo
siguen Vietnam, Indonesia, Etiopía, Colombia, India, México, Honduras y Perú. Le proveen al mundo café verde (o sea, crudo, sin tostar). En 20121, Brasil lo hizo por un total de US$ 5700 millones; Vietnam, por US$ 3500 millones; y Colombia, por US$ 1900 millones. Todos, países con clima subtropical, que cultivan
un producto, especialmente, estimado por aquellos con clima casi polar. Finlandia, Noruega, Islandia y Dinamarca son los máximos consumidores cafeteros per cápita.

Pero la historia del café no es lineal. De hecho, a partir de que se cosecha y se exporta, se genera un fenómeno de valor que es curioso. Una parte bastante importante de los granos crudos (casi el 48 por ciento)
va a cuatro países: los Estados Unidos, Alemania, Italia y Suiza. Allí, se destina una porción al consumo interno y otra se vuelve a exportar, sólo que, en lugar de venderlo crudo y verde, lo hacen tostado y marrón. O sea, le agregan valor, lo empaquetan y lo despachan. Sí, el café tal y como lo conocemos es exportado principalmente por países en donde, difícilmente, se encuentre un cafeto (arbusto del café). Pero las curiosidades continúan.

CAFE_FELIZ_crop_1367337861408.jpg

 

 

 

Si hubiera que ordenar a esos países según el volumen de exportación de café 2 por toneladas, el listado tendría que ser el siguiente: Alemania (183.232 anuales), Italia (146.356), los Estados Unidos (92.677) y Suiza (47.908). Sin embargo, lo revelador no es preguntarse qué país exporta más café, sino cuál lo hace
de modo más eficiente. En ese rubro, hay un ganador indiscutible. Y es el último de esa lista: Suiza.

Si analizamos cuánto gana cada país por vender esas mismas toneladas de café, el orden se modifica: Suiza (US$ 1980 millones), Italia (US$ 1300 millones), Alemania (US$ 1130 millones) y los Estados Unidos (US$ 770 millones). Lo que nos dicen estos datos es que Suiza, por lejos, vende menos café pero, a la vez, es el que más gana por cada gramo que vende. Si unimos las tablas de exportación de café verde y la de tostado, veremos que un país enclavado en el medio de Europa, con un clima en el que es imposible que crezca un grano de café, es de los que más dinero gana con él. 

¿Cuál es el truco de esta extraordinaria ecuación? El valor del conocimiento y la innovación. Lo que posicionó a Suiza no fue su habilidad para comprar más barato y vender más caro. Fue su capacidad para transformar un producto. Creó el mercado de las cápsulas y convirtió a 5 gramos de un grano molido en todo un universo, que implica diseño, marketing, desarrollo industrial, cafeteras de alta tecnología y, como si fuese poco, también, a George Clooney. 

Pero la historia del café no es lineal. De hecho, a partir de que se cosecha y se exporta, se genera un fenómeno de valor que es curioso.

El 570 por ciento más de rentabilidad de 1 tonelada de café “suizo” con respecto a la de café “alemán” es el resultado de la eficiencia de todo un proceso basado en desarrollo de conocimiento. Ya, ni siquiera, se trata del café. De hecho, expertos que estudiaron el fenómeno de por qué se paga tanto por un producto que tampoco es el mejor, en términos gastronómicos, llegaron a la conclusión de que quien elige la famosa cápsula lo hace, especialmente, por la conveniencia derivada de una tecnología que le permite tener un expresso en sólo segundos y sin complicación. De esto, viven la mayoría de los países desarrollados y, a la vez, por esto lo son. 

Porque producen valor a partir de su capacidad de generar conocimiento. Su negocio no pasa por explotar sus recursos, sino por inventarlos. El 570 por ciento no es sólo la diferencia de la rentabilidad de dos productos iguales vendidos de forma diferente. Representa el valor concreto que puede, y tiene, la innovación. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas