pablo_fernandez_crop_1371232759433.jpg
Columnistas

El tercero en discordia

Apple y Google dominan el mercado de sistemas operativos móviles. Pero, debajo de ellos, hay una batalla.

Por Pablo Martín Fernández 07 de Abril 2014



 

Antes de que Steve Jobs anunciara el iPhone, en enero de 2007, poco importaba el software que corría un teléfono. Al menos, a nivel masivo, ya que BlackBerry y Palm eran marcas que ya tenían pisada fuerte en el sector corporativo.

Luego del lanzamiento del iPhone y de la creación de la tienda App Store, a mediados de 2008, que generó un universo de aplicaciones y negocios montados sobre el sistema operativo iOS, de Apple, los gigantes de la época (BlackBerry, Nokia, Motorola, Palm y Samsung, entre otros) siguieron su camino, mientras Google comenzaba a desarrollar Android.

Más de un año y medio después de que Jobs mostrara su nueva obsesión, los fundadores de Google (Larry Page y Sergey Brin) lanzaron el primer celular con sistema operativo Android. El G1 se planteaba como una opción abierta frente a Apple y su software pensado sólo para sus dispositivos.

Cinco años y medio después, Android fue adoptado por una infinidad de fabricantes del mundo (el principal es Samsung) y, en móviles, se acerca a la posición dominante que Windows tuvo en escritorio durante años. ¿Una constante? En ambos casos, el principal competidor era, y es, Apple.

Según los últimos datos disponibles, publicados por la consultora IDC, Android se quedó con el 81 por ciento de las ventas mundiales en el tercer trimestre de 2013. iOS se lleva el 12,9 por ciento, así que al resto –Windows Phone 3, 6 por ciento; BlackBerry, 1,7 por ciento; y “otros”, 0,6– le queda poco por repartir.

Pero los principales players y algunas empresas de telecomunicaciones apuestan a generarle algo de competencia a Google, para que no controle tanto mercado y, de paso, no encorsetar el potencial de los nuevos dispositivos de diferentes gamas. Dependiendo de la corrección política del interlocutor, vale recordar que muchos tienen en Google a un aliado: parte de la industria dice una cosa o la otra.

Entre los demás sistemas operativos que están en el mercado, el que más se destaca es Firefox OS, desarrollado por Mozilla, organización detrás del navegador del mismo nombre, que, por ahora, apunta a equipos de gama baja y media. En el mundo, tiene el apoyo de telcos importantes. Para América latina, el impulso clave es el de Telefónica, de la mano de Movistar. Debería estar en la Argentina antes de fin de año.

Tizen, por su parte, nació de un consorcio de empresas que cuenta con Samsung como su cara más visible. En el Congreso Mundial de Móviles de fines de febrero, en Barcelona, la surcoreana presentó equipos con este sistema. Por ahora, son relojes inteligentes, que podrían haber utilizado Android. Pero es viable, técnicamente, la llegada de este competidor de Android a smartphones.

Quienes quieran profundizar en estos temas no deberían dejar de ver lo que pasa con Sailfish y Ubuntu. Ambos tienen posibilidades de crecer. Sin embargo, ninguno tiene el apoyo que recibieron Firefox y Tizen. Así y todo, Windows Phone y BlackBerry no pudieron hacerle mella a Apple y Google.

En los últimos meses, Google le vendió Motorola a Lenovo. Algunos análisis apuntaban a que, así, la empresa de California le enviaba una señal a los fabricantes de que no jugaría en ambos mercados (equipos y sistemas operativos), lo que debería calmar las aguas en la tirante relación con sus competidores amigos. Por caso, LG, fabricante de sus equipos Nexus y principal aliado. Mientras tanto el resto del mercado prepara opciones, en caso de guerra fría.  


La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número 243 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas