Cómo el Big Data puede ayudar a su negocio
Columnistas

Cómo el Big Data puede ayudar a su negocio

Por Diego Keller, Regional Manager MicroStrategy MC LATAM 09 de Septiembre 2015

 

Aunque suene trillado, debemos, antes que nada, comenzar por el principio. Y éste no es ni más ni menos que saber qué es el Big Data. Existen un sinnúmero de definiciones pero todas tienen una base común. Big Data trata sobre la explotación y análisis de la información manejando tres pilares fundamentales: Volumen, Variedad y Velocidad, las 3 “V”.  La “v” de Volumen para indicar que se trata de proporciones de datos realmente importantes, una escala que supera  varios terabytes de datos.

Sólo para tener un índice de magnitud, Facebook incorporó 30B de contenidos en mes pasado y ayer se vieron 2B de videos en Youtube. Imagine almacenar toda esta información consolida para el último bimestre o año. Variedad da cuenta de que no se trata solamente de datos estructurados (del inglés Structured Data), es decir, aquellos que pueden ser almacenados en tablas, filas y columnas en una base de datos convencional, sino también -y fundamentalmente-de datos no-estructurados (Unstructured Data) como archivos PDF, documentos multimedia, emails, texto de redes sociales, imágenes, entre otros. La “v” de Velocidad refiere a que las consultas y procesamiento de datos debe realizarse con una performance aceptable según el requerimiento. A veces un par de minutos es demasiado tarde. Hoy la mayoría de los requerimientos se miden en segundos. El tiempo de respuesta ya no está asociado a la complejidad de la pregunta.

 Imagine almacenar toda esta información consolida para el último bimestre o año.

Es necesario en este punto detenernos un momento y desterrar un mito: es falso que el Big Data es sólo para grandes empresas.La cantidad y variedad de datos no está asociada directamente a la cantidad de empleados de una compañía o a la información contenida en sus sistemas. El volumen y la variedad están también asociados a la capacidad de interactuar con el mercado, ya sea mediante una interacción directa con los consumidores -reales o potenciales-  o por la capacidad de un producto de generar información para luego ser analizada.

Ya dilucidada la acepción de la palabra y el alcance del Big Data, es importante saber que ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una realidad: es un mercado que viene creciendo a más del 50% anual y pronostican moverá en 2017 algo más de USD 50B según un estudio presentado por Wikibon.

En la búsqueda de un mejor posicionamiento y una más clara diferenciación respecto de la competencia, es importante que las empresas enfoquen sus negocios a la vanguardia con la incorporación de estas novedades y el Big Data no es la excepción. Aplicaciones sobre Big Data hay muchas, y seguramente surjan en el futuro muchas más pero sin duda una de las que más ha crecido en el segmento pyme es el de análisis de la información proveniente de Redes Sociales. Cada vez más tendemos a subir a las redes sociales toda nuestra actividad y la de nuestro entorno.  Tanto a nivel personal (por ejemplo Facebook o Instagram) como a nivel profesional (por ejemplo Linkedin o Twitter). Las empresas pueden utilizar las herramientas de Big Data para cruzar los datos de los candidatos a un trabajo o detectar potenciales compradores de sus productos o servicios.

En la búsqueda de un mejor posicionamiento y una más clara diferenciación respecto de la competencia, es importante que las empresas enfoquen sus negocios a la vanguardia con la incorporación de estas novedades y el Big Data no es la excepción. 

Otra aplicación de Big Data tiene que ver con el consumo. Páginas líderes en tema de venta online basan su éxito en la detección de patrones de compra creando anuncios personalizados y ofreciendo justo lo que el usuario es más afecto a comprar en ese preciso momento. Los teléfonos móviles envían peticiones de WiFi, tienen servicio de localización (GPS) y aplicaciones que interactúan con la nube. La Info que todos los anteriores generan, son materia prima del Big data que analiza, procesa, decodifica y permite proyectar tendencias en base a cuánto tiempo pasan los clientes en el interior de un local, qué rutas siguen, dónde permanecen más tiempo (ya sea escogiendo un producto o el tiempo de espera en caja) o cuál es la frecuencia de visita. Y esto, es sólo la punta del iceberg si tenemos en consideración que los objetos “inanimados! Cada vez son más interactivos, desde un lavarropas hasta un reloj de pulsera.

Así que si quiere sumarse a esta nueva ola del Big Data, además de las 3 “v”, añada una cuarta: la de Valentía. Puede que resulte intimidante, pero la recompensa promete ser mayúscula: ni más ni menos que el crecimiento de su empresa de la mano de clientes cada vez más fieles y de ciclos de ventas cada vez más eficaces y eficientes.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas