Una aerolínea quiere que el pasajero compre el combustible del avión

Una aerolínea quiere que el pasajero compre el combustible del avión

La empresa Allegiant Travel busca que sus clientes sean quienes paguen el llenado de los tanques. 

01 de Octubre 2012




Cuando uno envía un paquete con United Parcel Service (UPS) o FedEx, esas compañías no se preocupan terriblemente por los costos del combustible. Eso es porque calculan el recargo del combustible basado en los precios del mercado para que el consumidor, y no el carrier de mercadería, pague por el combustible. Ahora el CEO de la aerolínea de ultra-bajo costo Allegiant Travel dice que está listo para probar un acercamiento similar en las tarifas aéreas.

El CEO de Allegiant, Maurice Gallagher Jr., dejaría que los viajeros elijan quedarse con una tarifa fija y más alta o pagar pasajes más bajos a cambios de hacerse cargo de cualquier cambio en los precios del combustible antes de su fecha de viaje. Esos viajeros del azar podrían, de acuerdo a los precios de la nafta, pagar una cifra adicional o recibir dinero devuelto si los costos energéticos caen entre el momento en que reservan y el que vuelan.

“Seremos los Mikey en esto”, le dijo Gallagher a los ejecutivos de aviación el 17 de septiembre en una conferencia de pronósticos en Dallas, refiriéndose a los comerciales de cereales de Life de los ’70 sobre un chico que probaba cosas que sus hermanos no. “Vamos a salir, nos la vamos a jugar y si el precio del combustible sigue nos enfrentaremos al Departamento de Transporte”.

A diferencia de las grandes aerolíneas, Allegiant, con base en Las Vegas, es desproporcionadamente dependiente de los viajeros por placer, que suelen planear y reservar sus viajes de vacaciones a ciudades como Las Vegas, Phoenix y Orlando con meses de anticipación. La sencilla aerolínea virtualmente no tiene viajeros de negocios, el tipo de gente que compra pasajes a precios completos un día antes o menos de viajar. Esa es una de las razones por las que Allegiant -que no cubre ninguna de sus compras de combustible- está dispuesta a arriesgarse a la resistencia regulatoria y la confusión de los consumidores con un mecanismo de “precio variable” destinado a recuperar algunos de sus costos energéticos. En Allegiant, el 80 por ciento de la facturación mensual de pasajes se vende al comienzo del mes, dijo Gallagher. Eso deja a la aerolínea de descuento más expuesta que otros carriers a los aumentos de precios de combustible.

Avion - IMG
¿Una gran arruga? En abril de 2011, dos meses después de que Allegiant hiciera flotar por primera vez la idea, el Departamento de Transporte impuso nuevas reglas destinadas a aumentar la protección de los viajeros en el aire. Entre el grupo de requerimientos había uno que prohibía los aumentos de precio luego de la compra salvo por subidas de impuestos o fees gubernamentales. “No solo dijeron que no, sino que dijeron ‘diablos, no’”, le dijo Gallagher a quienes estaban en la conferencia. “Vamos a trabajar en eso”.

Gallagher dice que Allegiant necesitaría entre seis a 12 meses para construir la tecnología en su sitio web y potencialmente más que eso para persuadir a los reguladores sobre la sabiduría de este modelo de precios. “Como compañía no estamos listos porque nuestra automatización no está lista”, dice en un e-mail.

Las reglas del Departamento de Transporte le permitirían a Allegiant juntar algo de dinero extra para el combustible si el precio del pasaje se estructura como pago parcial, como hacen algunos operadores turísticos. “Nuestras reglas no prohíben que las aerolíneas y los agentes de pasajes vendan tickets en los que los pasajeros pagan una parte de la tarifa inmediatamente y el resto después, con el pago final dependiente de cambios en combustible u otros costos”, escribió Bill Mosley, vocero de DOT, el 24 de septiembre. Para Allegiant, el mayor desafío será diseñar un proceso de venta en su sitio web -donde vende más del 90 por ciento de sus pasajes- que pase a los reguladores y consumidores en términos de claridad y transparencia sobre la transacción.

Sin embargo, aunque Allegiant se gane el permiso de las autoridades federales para cobrarle a los consumidores el precio del combustible luego de la reserva, es poco claro si el resto de la industria se volcaría a emular la práctica, dice Vicki Bryan, analista senior de Gimme Credit, una firma de investigación de bonos. Por un lado, las grandes aerolíneas suelen emparejar las tarifas en rutas competitivas y ninguna quiere estar en el mercado ni un centavo por encima de sus rivales.

Por otro, un recargo post-compra (o devolución) podría ser una problema de logística para las aerolíneas que son masivamente más grandes que Allegiant, dice. Y está la dificultad de explicar el programa de precio opcional para que el comprador promedio pueda entenderlo.

Cualquier recuperación en los costos alcistas de combustibles que la aerolínea pueda lograr podría ayudar a su conclusión. “Los centavos cuentan” para el negocio de Allegiant, dice Bryan. “Nadie pensó que los clientes pagarían por fees de valijas. Y lo hacen. No estoy dispuesto a decir que no va a funcionar pero es bastante único a Gallagher y su situación y a su modelo de negocios”.

Las aerolíneas tienen mixes diferents de tráfico, dependiendo de la ruta y el día, apunta Bryan. Así que sería poco probable que muchos puedan usar el recargo de combustible en toda su base. Por ejemplo, un carrier que transporta viajeros de negocios entre Atlanta y Chicago los días de semanas estaría menos proclive a usar este recargo que en el tráfico por placer a Florida, Hawaii y California durante las vacaciones, momentos en los que las familias usualmente planean los viajes con meses de anticipación. “Lo harían esporádicamente en rutas específicas”, dice Bryan.

Gallagher, veterano de aerolíneas que ayudó a fundar ValuJet, precursor de la unidad AirTran de Southwest, se unió a Allegiant cuando la adquirió como parte de su reorganización de bancarrota en 2000. La compañía tiene un 90 por ciento de carga en todos sus vuelos, más alto que el promedio de la industria, y cobra de los pasajeros una de las facturaciones auxiliares por vuelo más grandes de la industria, de US$ 33,9 en el último trimestre, de todo desde hacer una reserva en el sitio web (US$ 10) a registrar una valija en el aeropuerto (US$ 35) a comprar una gaseosa en el vuelo (US$ 2). La tarifa promedio de Allegiant -sin todos los fees extra- es de US$ 89.

Gallagher dice que separar el combustible del costo de un asiento de aerolínea es el próximo paso financiero lógico para las aerolíneas de bajo costo. “Si realmente se quiere construir una industria de aerolíneas fuerte”, dice, “la volatilidad del combustible sugiere que no tenemos motivos para estar en el negocio del combustible”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos