Prueba de manejo del sedán eléctrico de Tesla Motors

Prueba de manejo del sedán eléctrico de Tesla Motors

La experiencia detrás del Model S con pantalla de 17 pulgadas, lugar para siete personas y la posibilidad de alcanzar los 100 km/h en 4,4 segundos. 

13 de Julio 2012




Hasta ahora, Tesla Motors ha entregado 10 unidades de su Model S, todos sedanes eléctricos. La semana pasada, pude encontrar a una de estas bestias en su hábitat natural. Le pertenece a Konstantin Othmer, un despreocupado ingeniero convertido en emprendedor, que me dejó tomar el volante de su juguete nuevo.

MODELO S IIEl Model S estándar arranca en cerca de US$ 50.000 y comenzará a entregarse en las próximas semanas. Othmer no tiene un Model S estándar.

En su lugar, tiene uno de los Signature de super alta calidad que recién comenzaron a salir de la fábrica de Tesla en Silicon Valley durante las últimas semanas. Con algunos condimentos extra y una exquisita pintura roja, el auto de Othmer puede costar hasta US$ 130.000.

Por esa cantidad de dinero, uno obtiene un auto para siete personas (si un par de ellas son niños pequeños) y tiene suficiente jugo para llegar a 480 kilómetros en la autopista y pasar de 0 a 100 en 4,4 segundos. 

La experiencia del Model S comienza mucho antes de que uno se suba al auto. La llave, por ejemplo, parece un auto de juguete Matchbox. Uno hace doble click en el capó del auto pequeño para abrir el capó del grande, y lo mismo sucede con el baúl.

MODEL S Road TestCuando uno hace doble click en el costado del auto/llave, las manijas de la puerta -que salen alineadas al costado del Model S- se despliegan. Esa parte es lo que técnicamente se refiere a “Star Trek Cool”.

Oh, y respecto al capó y el baúl. Bueno, son casi lo mismo. Como el Model S tiene motor físicamente pequeño y ubica su batería en la parte de abajo del auto, hay un montón de espacio extra al frente y atrás, y uno termina con dos espacios de almacenamiento, cada uno tan grande como para que entre una persona, prueba Othmer en este video (por favor, disculpen los insultos).
El interior del auto revela incluso más espacio.

El área bajo el tablero de tu auto seguramente esté consumida por un gran pedazo de plástico que esconde todo tipo de partes mecánicas. No pasa lo mismo con el Model S: el auto tiene una generosa área abierta para almacenar, oh, un perro de tamaño mediano, si uno está con ese tipo de cosas.

También hay una consola de entretenimiento con pantalla de 17 pulgadas, que es ridículamente grande de una manera maravillosa. Cuando uno pone un mapa, como que explota en la pantalla, como si uno estuviera en la cabina de un avión muy importante.

El sistema de sonido muestra las tapas de los discos en toda su gloria y realmente va hasta 11, como se demanda en Spinal Tap. También muestra la información sobre la performance del auto; en este día, Othmer me desafió a hacer picar mi consumo de electricidad tan alto como otras personas que habían probado el auto. Tristemente, fallé.

Sin embargo, sí se me comprimió la panza contra la espalda cuando el auto tomó un camino rápido (el Model S de verdad es el hijo mental de Elon Musk, el CEO de Tesla, que hace cohetes en su tiempo en SpaceX). El auto realmente parece un sedán solo en su nombre, ya que es capaz de desdibujar sus alrededores y de forma casi totalmente silenciosa. Es realmente bastante espeluznante que algo pueda ir tan rápido pero hacer tan poco ruido.

En el total, el auto es una delicia. El pie roza los pedales metalizados, y luego ¡poof! -uno está volando por la ruta con todos los observadores tratando de entender qué acaba de pasar.
O, como dice Othmer: “Este es un paso adelante en la historia automotriz. Realmente no creí que fueran capaces de hacerlo con el Model S. Esperaba muchos más problemas. Pero acá tienen a un sedán de cuatro puertas que tiene muchísimo espacio, performance y lujo”.

Acceda al video del test drive.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos