Paul Otellini, CEO de Intel: “La PC no desaparecerá pronto, si es que llega a desaparecer alguna vez

Paul Otellini, CEO de Intel: “La PC no desaparecerá pronto, si es que llega a desaparecer alguna vez"

El ejecutivo habló sobre el desarrollo de la compañía, los planes en los Estados Unidos y el futuro de la tecnología. 

27 de Noviembre 2012




Tras asumir como CEO, en 2005, Otellini se centró en empujar a Intel más allá de las PC. Ahora, analiza el mercado IT y asegura que los Estados Unidos son el lugar excepcional para el desarrollo de una compañía. 

¿Cuánto cuesta construir una planta de chips en estos días?

Más de US$ 5000 millones. Y, para hacerlos funcionar eficientemente y pagarlos, se necesitan unos US$ 10.000 millones de ganancias anuales de esa fábrica, a un margen razonable para pagarla. Se están construyendo menos, son menos las personas que pueden hacerlo. Hay que lidiar con niveles de pureza de productos químicos y aire y precisión y temperatura y enjuague y todo lo que está involucrado en un proceso de fabricación que nunca había existido. Si usted piensa en el producto, las cosas que fabricamos son las máquinas más complicadas que hayan hecho alguna vez los seres humanos. Usted obtiene aquello por lo que paga.

Su compañía sigue construyendo plantas en este país. Microsoft y Google entran al juego del hardware. Tesla Motors ensambla su sedán eléctrico en California. ¿Estamos ante un resurgimiento de la producción en los Estados Unidos?

Hay un montón de lugares donde las personas no se sienten cómodas desplegando su capital y, en ese contexto, los Estados Unidos son un refugio bastante seguro. El riesgo de expropiación es, prácticamente, cero. La moneda es estable. La infraestructura es buena. Los costos de electricidad son relativamente bajos. La fuerza de trabajo, excepcional. La ética laboral es insuperable. Así que podríamos tener un refugio para el capital y la fabricación.

Paul Otellini CEO

¿Cómo reacciona cuando oye que estamos en una era post PC?

Estamos pasando de una era de computadoras personales a una era de computación personal y eso significa que estaremos colmados de computadoras alrededor nuestro y en diferentes formas. La PC no desaparecerá pronto, si es que llega a desaparecer alguna vez. Seguirá evolucionando. Hoy, es la herramienta más poderosa que uno puede tener. Pero eso no significa que no haya tabletas, teléfonos o, incluso, autos conectados. La belleza es que, si uno lo implementa bien, la suma tiene mayor valor que los dispositivos por separado. Ese es el modelo hacia el cual estamos trabajando.

¿Se aceleró el ritmo del cambio tecnológico?

Vi un montón de cambios en los 40 años que llevo en la industria. Esto es evolución. No estoy seguro de que haya algo revolucionario aquí. Cada generación tiende a descartar lo que había antes. Me recuerda una anécdota de Ronald Reagan, quien, cuando alguien le dijo: “Para ustedes, es todo mucho más sencillo; tienen todos esos teléfonos, faxes y cosas”, contestó: “Te olvidas de algo: tuvimos que inventarlas”. Si no hubiéramos hecho el trabajo básico sobre los microprocesadores, por ejemplo, nada habría sido posible. Aunque hay momentos interesantes, en los que uno ve grandes saltos –pondría al iPhone en esa categoría–, no es que hayan sido la primera cosa.

Ustedes tienen ganancias record con regularidad. Pero la gente no le presta mucha atención. Las críticas apuntan más bien a: “Intel se perdió esta ola de los teléfonos inteligentes”. ¿Es justo?

Nos fue muy bien en los últimos años. La comunidad de analistas tiene su propia agenda. Tratamos de no preocuparnos sobre ello. Simplemente, les contamos nuestra historia. Siempre hubo creyentes. Ellos hicieron mucho dinero y la gente que invirtió en nosotros en la baja, US$ 12 hace algunos años, más que duplicaron su dinero. Están encantados.

Ahora, que tienen por salir chips para smartphones, ¿entrará Intel pisando fuerte en este mercado?

Se trata de una maratón, no de una carrera de velocidad. Lo más importante es seguir haciendo crecer nuestra presencia en la computación, en las PC y en los centros de datos y, con el tiempo, volvernos más y más fuertes en los dispositivos.

Google, Microsoft, Amazon y Apple avanzan en direcciones similares. ¿Vio, alguna vez, una batalla como esta, cabeza a cabeza, en una escala de tanta magnitud?

Volvamos a las computadoras mainframe o centrales. Había seis gigantes. Vayamos a la época de las minicomputadoras y a los primeros días de las PC: cuatro o cinco grandes compañías. Quienes son capaces de crear éxitos que perduran son los que tienen éxito en la escala. La escala permite perpetuar ese crecimiento.

¿Cómo será la computación dentro de cinco años?

Es probable que sea una extrapolación de lo que tenemos ahora: los dispositivos se volverán aún más inteligentes. Tendremos una multitud de dispositivos. Todos, interconectados. Tendrán mayores capacidades para comprender el habla y los gestos. Y compartirán atributos entre ellos para trabajar por usted, en vez de que sea usted el que deba lidiar con ellos. Quiero decir, estaremos más cerca de Star Trek de lo que estamos hoy. 

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en la revista APERTURA "Mejores Empleadores" (Octubre de 2012). Al poco tiempo de dar la entrevista, Otellini anunció que dejaría la conducción de la compañía en mayo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos