Leyendo la mente de Marissa Mayer, la CEO de Yahoo!

Leyendo la mente de Marissa Mayer, la CEO de Yahoo!

 Su elección tomó a todos por sorpresa. Ahora tiene un duro trabajo: sanar la compañía. 

24 de Octubre 2012




El directorio de Yahoo! es reconocido en Silicon Valley como un barco dañado, en el que las deliberaciones internas suelen aparecer en blogs y otros medios. Conscientes de su reputación, los cuatro miembros del equipo ejecutivo de búsquedas de la compañía tomaron precauciones, al mejor estilo de una novela de John le Carré, antes de reunirse con la entonces ejecutiva de Google, Marissa Mayer. No le dijeron a nadie y la entrevista se hizo a más de 15 kilómetros de los headquarters, en las oficinas de Palo Alto del estudio Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom. Y, cuando Mayer conoció a toda la junta, a mediados de julio, los directores fueron trasladados en micros desde Yahoo! hasta otro bufete, en la Page Mill Road, de Palo Alto. La idea era evitar potenciales filtraciones y a cualquiera que se hubiera dado cuenta de que la primera reunión se había organizado en Skadden. En una conversación que llevó toda una mañana, Mayer impresionó al board, incluido, al manager de fondos de inversión Daniel Loeb, quien había presionado para la salida del anterior CEO, Scott Thompson. El 16 de julio, Yahoo! consiguió algo que no lograba hacía mucho: sorprendió al mundo en forma grata.

marissamayer
Mayer, del 37 años, se convirtió en una celebrity CEO, un tipo de líder que genera opiniones con todos sus movimientos. Es vivaz e hiperinteligente, con una inusual risa geek (una compilación de sus risotadas alcanzó casi 380.000 vistas en YouTube) y una reputación de tener un foco obsesivo por los detalles del diseño de productos. Fue una de las primeras empleadas de Google, la compañía que enfrentó el liderazgo de Yahoo! y la superó rápidamente. Durante años, dirigió el equipo de búsquedas , trabajó en productos como Gmail y su rol más reciente fue en el liderazgo de la división de mapas y localización. Si bien nunca formó parte del principal equipo ejecutivo, siempre fue una sus mejores voceras.

Ahora, se lleva toda esa fluidez con los medios a la demandante tarea de encontrar algo de optimismo entre las tribulaciones de un antiguo rival. Yahoo! es una compañía con grandes problemas: caída en facturación y market share, fuerza laboral deprimida y un equipo de ingenieros cada vez menor y con poco talento. Michel Smith, ex manager en Yahoo!, escribió en un post que “la compañía podría, fácilmente, reducir en 20 ó 25 por ciento su staff sin afectar demasiado sus capacidades”. Mayer es la séptima CEO en cinco años. Todos esos cambios contribuyeron al esparcimiento de una crisis de identidad y a la repetición de una pregunta: ¿qué es lo que Yahoo! debe ser?

La misión de la compañía, de acuerdo a sus propios comunicados de prensa, es crear “experiencias digitales profundamente personales”. Pero ese territorio fue usurpado por start-ups en redes sociales, como Facebook o Twitter. La participación de Yahoo! en el total de ganancias provenientes de la publicidad online en los Estados Unidos cayó hasta el 9,5 por ciento el año pasado, según la firma de research EMarketer, luego de un pico del 15,7 en 2009. Jordan Rohan, analista de Stifel Nicolaus, cree que la mudanza de Mayer de la saludable y tecnológicamente sabia Google a la dañada Yahoo! es como “pedirle al alcalde de Palo Alto que dirija la ciudad de Detroit”.

Esas son las malas noticias. Las buenas: Yahoo! controla algunas de las propiedades más visitadas de Internet, con más de 700 millones de usuarios por mes. Posee un balance saludable, con US$ 2400 millones en cash. Y es dueña de acciones en firmas extranjeras como Yahoo! Japan y Alibaba.com, una web china, que, en conjunto, suman US$ 10.000 millones.

Una de las áreas de oportunidades es la de la movilidad, a la que nadie conquistó de la forma en la que Google domina los anuncios de búsqueda convencionales. Los usuarios pueden haberse volcado hacia smartphones y tablets pero los anunciantes, todavía, no. “Tiene que traer a Yahoo!, de vuelta, a los radares”, dice Chetan Sharma, un consultor de la industria mobile. La firma desarrolló reputación de no ser un buen lugar para trabajar e inepta a la hora de comprar start-ups. Si Mayer puede ordenar las cosas, la compañía podría restablecerse como un player tecnológico creíble. Podría convertirse en un comprador efectivo de start-ups. Esa es una de la razones por las que inversores de capital semilla, como Marc Andreessen, están entusiasmados con la contratación sorpresa. “El daño es profundo y las tareas de reparación demandarán mucho trabajo –dice el co-founder de Netscape–. Pero ella es una gran elección”.

Mayer se negó a divulgar detalles sobre sus planes. Sólo afirmó que se enfocará en crear grandes productos y “experiencias innovadoras”. Precisó, sí, acerca de sus proyectos personales. A través de Twitter, anunció su embarazo, que espera a su hijo para octubre y que se tomaría una breve licencia. El 17 de julio, twitteó sobre un “divertido set de ropa para bebé de Yahoo!” que le había preparado el nuevo departamento de Comunicación, e incluyó un link con una foto de los productos con el logo de la compañía. Pero, como muchos padres orgullosos, el sitio para compartir fotos que utilizó no fue Flickr, de Yahoo!, sino Instagram, que está siendo comprada por Facebook.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos