La lista de pendientes del nuevo CEO de Citigroup

La lista de pendientes del nuevo CEO de Citigroup

Tras reemplazar a Vikram Pandit al frente de la compañía, Michael Corbat, el nuevo CEO, le aseguró a los empleados que habría cambios pero ante el directorio apoyó el status quo.  

31 de Octubre 2012




Michael Corbat, ¡felicitaciones por convertirse en el nuevo CEO de Citigroup! Acá hay una lista con unas 6000 millones de cosas que requieren su atención inmediata.

Corbat, de 52 años, reemplazó a Vikram Pandit solo un día después de que Citigroup anunciara ganancias trimestrales mayores a las esperadas, lo que llevó a algunos analistas a decir que el tercer banco más grande por activos de la nación logró dar un giro. Aun así, como medida de cuántos arreglos todavía le quedan a Corbat, la acción del banco todavía está 89 por ciento por debajo de cuando Pandit asumió en 2007.

Citi Group
Tiempo de decisiones. El nuevo CEO deberá manejar la compañía piloteada por Pandit durante la crisis financiera.

Corbat no desplegó una gran estrategia para revertir las fortunas del banco. En su memo del Día Uno a los 262.000 empleados del banco, que no tuvieron ninguna anticipación del cambio de CEO, les dijo que esperaran cambios. Al día siguiente, en una conferencia telefónica interna con los managing directors de la firma, apoyó el status quo. “Creo que es importante para todos saber que voy a mantener la estrategia fundamental de la compañía”, dijo, según una grabación provista por Citigroup. Corbat dijo que se enfocaría en los negocios centrales, especialmente aquellos en mercados emergentes, mientras vende los bienes con baja performance. Ese acercamiento podría no satisfacer a los inversores y analistas, que en entrevistas establecieron recetas para el cambio en casi cada aspecto del banco.

Todos los grandes bancos de la nación salieron de la crisis financiera enfrentándose a desalentadores desafíos. Las reformas de Dodd-Frank y la Card Act eliminaron miles de millones de dólares de ganancias fáciles al tomar medidas drásticas sobre los fees de las tarjetas de débito y las penalizaciones por girar al descubierto. Las bajas tasas de interés hicieron del préstamo comercial una actividad menos lucrativa, y los bancos están obteniendo menos facturación de comercializar acciones mientras baja el volumen. La presión es tan grande que incluso Sandy Weill -el hombre que fusionó Travelers Group con Citicorp para crear el moderno supermercado financiero- sugirió este verano (boreal) que la era de los mega-bancos puede haber terminado.

VIKRAM III_II
Vikram Pandit. La cara de Citigroup desde 2008.

Algunos de los rivales del Citigroup, sin embargo, tienen estratégicas más claras. Wells Fargo mantuvo una posición como el mayor proveedor de hipotecas de los Estados Unidos. JPMorgan Chase también logró ganancias de los préstamos hipotecarios, además del trading de ingresos fijos, ganando lo suficiente como para superar el mal camino con la apuesta de London Whale en créditos derivativos que le costó unos US$ 6250 millones durante los primeros nueve meses del año.

Al tope de la agenda de Corbat, sugieren varios analistas, debería estar acelerar el esfuerzo de Citigroup por eficientizar su rango de negocios. El banco ya se achicó considerablemente desde los días en que buscó ofrecer cada producto imaginable a individuos y compañías en todo el mundo. Pandit le asignó a Corbat en abril de 2009 vender US$ 573.000 millones de bienes como jefe de Citi Holdings, la división creada para sostener los negocios no queridos. Incluyen participaciones privadas de equity, préstamos de autos, una aseguradora de vida y una firma de préstamos estudiantiles. Todavía hay más recortes para hacer. “Necesita volverse lo suficientemente chico como para manejarlo -está fuera de control”, dice Simon Johnson, que enseña en MIT Sloan School of Management y es columnista de Bloomberg View. Corbat, cuyos antecedentes son en banca comercial, podría elegir reducir la actividad de banca de inversión de Citigroup, dicen varios analistas. Citigroup se negó a comentar.

Corbat también deberá arreglar las relaciones con los reguladores. Pandit sufrió un golpe en marzo cuando la Reserva federal rechazó su plan de recomprar miles de millones de dólares en acciones, diciendo que el banco no tenía el capital suficiente. Asegurar que el Citigroup se vea bien en las próximas pruebas de estrés del gobierno -que intenta medir cómo se comportarán los bancos en condiciones económicas pobres- sería el primer paso. Sheila Bair, ex chairman de la Federal Deposit Insurance Corp., se burló de Pandit en sus memorias recientes. En una entrevista, alabó a Corbat: “Es muy fuerte operacionalmente, que es lo que necesita Citi”.

Pandit era un manager de hedge fund cuando se unió a Citigroup. Su predecesor, Charles Prince, era abogado. Corbat, que se graduó de Harvard en 1983, lleva 29 años en Citi, incluyendo puestos en el manejode sus divisiones de préstamos corporativos y manejo de riqueza. Su familiaridad con “el lado bancario de los bancos es buena”, dice Johnson. “Muchas de estas firmas se enredaron en negocios de bonos que los CEOs no saben cómo manejar. Y si los pueden hacer volver a lo básico, y ganar dinero con esos básicos, sería algo muy bueno”.

Corbat podría querer mejorarla posición de la firma en el terreno de las hipotecas, dice Christopher Whalen de Tangent Capital Partners. Corbat, cuyo puesto más reciente fue liderar el negocio del banco en Europa, Medio Oriente y África, también está bien posicionado para expandir los préstamos al exterior, especialmente en mercados emergentes en los que las tasas de interés son más altas que en los Estados Unidos, dice Richard Bove, analista de Richdale Securities.

El mayor problema de Citigroup podría ser interno. La compañía, dice Bove, es “un pantano político. Es como un nido de serpientes”. Limpiar la cultura debe ser una prioridad, dice Mike Mayo, analista de Crédit Agricole Securities (ACA). “Así sea el pago inapropiado por perfomance insatisfactoria; la falta de un sinceramiento adecuado, como en líneas de negocios; la falla para supervisar apropiadamente los muchos negocios diferentes; o el tono pobre puesto en la cima de la firma para gobierno corporativo, todos suman que se necesita mejorar la cultura”, dice Mayo. Pesimista de Citigroup desde hace tiempo, cambió su rating comprar luego del nombramiento de Corbat. El nuevo CEO, dice, tiene la posibilidad de “hacer los targets financieros más claros de forma más agresiva, controlar los gastos, mejorar el sinceramiento y alinear la compensación ejecutiva con performance”.

Corbat sabe un poco sobre juegos que dejan moretones. En Harvard, sobresalió como defensa del equipo de fútbol americano, lo suficiente como para llamar la atención de varios reclutadores de la NFL. Eligió seguir en la banca de inversión en lugar de una chance en el fútbol profesional. “No estoy hecho para ser una pieza de carne de alguien en algún lugar”, le dijo a Harvard Crimson en 1982. Ahora que está en la cima de Citigroup, podría llegar a descubrir que ese fue, desde siempre, su destino.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos