Cómo hará Nike para borrar la marca de Lance Armstrong

Cómo hará Nike para borrar la marca de Lance Armstrong

Tras dejar de patrocinar al ciclista, la empresa debe reformular distintos centros y productos que llevan su nombre. En qué afecta a la compañía y cómo harán para revertir este hecho. 

23 de Octubre 2012




Luego del abrupto cambio de Nike en cuanto a seguir con el embajador de marca caído en desgracia, Lance Armstrong, además de la renuncia de Armstrong como chairman de la organización benéfica que él fundó, el autor Daniel Coyle usó Twitter para pedir sugerencias para renombrar el Lance Armstrong Center en los headquarters de Nike. Algunas sugerencias fueron un poco filosas -“El Centro Miente Fuerte”, “El Reformatorio Nike”, “El Pabellón de los No-Normales”- y otros poco originales, incluyendo “El Centro Derek Zoolander para niños que no pueden leer bien y quieren hacer bien otras cosas”. Finalmente, Coyle eligió un ganador con un chiste interno: “El Centro Panigua para los ciegos”.

Lance Armstrong Bis

Paniagua era una expresión que se usaba en los comienzos para cuando se corría sin el beneficio de drogas que aumentan la performance, como Coyle y el ex compañero de equipo de Lance, Tyler Hamilton, revelan en The Secret Race. Un libro apasionante que lo cuenta todo, publicado el mes pasado, The Secret Race explica en detalle cómo los equipos del Servicio de Correo de los Estados Unidos de Armstrong usaban sustancias prohibidas para alcanzar la cima de su deporte entre 1999 y 2005. Aunque el libro es el recuerdo en primera persona de Hamilton, Coyle hizo una investigación periodística adicional para confirmar el relato de Hamilton, volviendo al fichero que construyó cuando escribió el único buen libro de Armstrong en el pico de su éxito competitivo, Lance Armstrong’s War. En lo que respecta a potenciales elefantes blancos, dice, el multimillonario Lance Center, que visitó por última vez en 2011, es impresionante. “Es un edificio realmente bello. Parte santuario, lleno de sus bicicletas y recuerdos, y parte un lugar de ejercicio”, recuerda Coyle. “Es donde está la piscina”.


El vocero de Nike, KeJuan Wilkins, dijo que la compañía cambiará el nombre del centro, justo como la compañía quitó el de Joe Paterno de su centro de cuidados de niños a principio de año. Nike no elabora sobre la repentina decisión de despedir a Armstrong. Pero vale la pena destacar que continúan su relación con la Lance Armstrong Foundation. Y aunque Armstrong dio un paso al costado como chairman, permanecerá en la junta de la organización sin fines de lucro.


Además de renombrar gimnasios modernos, ¿hay más de lo que Nike tendrá que desenrollarse? ¿Alguna otra zapatilla cayendo en la sórdida e interminable saga? Bueno, la decisión de Nike disparó un apuro en las salidas. Anheuser-Busch/InBev, RadioShack y 24 Hour Fitness, entre otras, también dijeron que, o despedirán a Armstrong, o no renovarán su contrato con él cuanto termine. Para más significación simbólica, Trek Bicycles, que construyó cada bicicleta usada por Armstrong para correr desde 1999, también cortó la unión con el campeón. El gigante de indumentaria deportiva y anteojos de sol Oakley está esperando a ver si la International Cycling Union (UCI) desafiará la evidencia contra Armstrong divulgada por la Asociación Anti-Doping de los Estados Unidos antes de tomar una decisión final sobre Armstrong, informan el Wall Street Journal y otros. UCI tiene hasta Halloween para hacerlo.


Hay una posibilidad externa de que uno o más de los sponsors de Armstrong prueben el estatuto de limitaciones de incumplimiento de contrato. La mayoría de los contratos de sponsoreo en ciclismo luego de la caída de Festina en 1998 especifica que los atletas que dan positivo en drogas para aumentar la performance tendrán que devolver sus ingresos por sponsoreo. Aunque poco probable, ahí permanece la posibilidad de una confesión completa de Armstrong. Una subtrama para mirar: la de Thom Weisel, el financiero de San Francisco que fundó los victoriosos equipos de Armstrong U.S.P.S y Discovery Channel.


Egresado de Montgomery Securities y fundador de Thomas Weisel Partners, un banco de inversión, Weisel entró en el ciclismo a principios de los ’80 y luego creó Tailwind Sports para competir en ciclismo como dueño de un equipo y sponsor. Al principio perdió a Armstrong frente a otro equipo, pero luego le pagó su primer bono de US$ 1 millón, lo siguió en un auto para presenciar el primer triunfo de Armstrong en el Tour de France (1999) y anduvo con él en sus vueltas de victoria en Champs-Élysée los años siguientes. En sus memorias de 2003, Capital Instincts: Life As an Entrepreneur, Financier, and Athlete, Weisel apuntó que Armstrong era su gallina de oro, y Weisel toma el crédito como el arquitecto (y sugar daddy) del éxito sin precedentes de los equipos de carrera de Armstrong.


De forma crucial, como detalló el periodista de investigación Matt Smith en una nota del SF Weekly de 2005, Weisel tomó el control del brazo regulatorio del ciclismo competitivo en los Estados Unidos y, según informes del momento en la revista Outside, Milwaukee Business Journal y otras, instaló un broker de Thomas Weisel Partners como su presidente. Smith muestra que en el momento pico de la carrera del Tour de Armstrong -el momento en el que permanece acusado de doping- Weisel, el dueño del equipo de Armstrong, también controló el regulador de ciclismo top de los Estados Unidos.


Además alguna herejía jugosa, nadie probó si Weisel estaba al tanto del programa de doping que efectivamente cubrió todos esos años. En esas mentiras podría estar el próximo capítulo de la saga.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos