Volkswagen Argentina aumenta exportaciones a México para compensar caída de Brasil
Autos

Volkswagen Argentina aumenta exportaciones a México para compensar caída de Brasil

La automotriz alemana salió en busca de soluciones ante los problemas con el vecino regional. Su plan para revertir la situación. 

Por Pablo Ortega, enviado especial a Frankfurt 10 de Septiembre 2013




La desaceleración de Brasil –cuyas previsiones de crecimiento para este año fueron rebajadas a 2,5 por ciento por el propio gobierno de Dilma Rousseff- y la devaluación del real comienzan a impactar en las exportaciones de autos. Para compensar un panorama que ya no resulta tan favorable a la industria local, Volkswagen salió a buscar alternativas y logró aumentar sus despachos a México.

“Logramos un acuerdo para colocar 2300 unidades adicionales de Amarok, que se sumarán a las 1300 que teníamos asignadas para el mercado mexicano este año”, reveló Jorge Portugal, vicepresidente de Ventas y Marketing de Volkswagen Argentina, durante una charla con periodistas argentinos en el marco del Salón del Automóvil de Frankfurt. “Es un número interesante y nos sirve para cubrir riesgo de caída de otros mercados (por Brasil)”, agregó.

El ejecutivo también habló sobre la competitividad local –afectada hoy por la suba de costos y el atraso cambiario- y planteó que el mejor remedio sería lograr una baja de la inflación antes que pensar en devaluar. “Una devaluación acelerada te obliga a aumentar los precios internos y tal vez te puede beneficiar en los costos de producción. Pero si la devaluación es compensada con inflación, no cambia nada”, señaló. “Lo necesario es que los costos sean más competitivos a nivel internacional y eso implica que la inflación sea menor que una devaluación”, remarcó.

logo volkswagen
De las 110.000 unidades que fabricará VW este año en su planta de Pacheco (entre la pick-up Amarok y el Suran), un 80 por ciento tiene destino de exportación –Brasil, fundamentalmente. Por el momento, la automotriz alemana mantiene sus previsiones de producción pero admite que el cambio de contexto en el país vecino se empieza a sentir. “La devaluación del real nos afectó las exportaciones –dijo Portugal. La depreciación del peso del 3 por ciento en agosto, no obstante, acomodó algo las cosas”.

Pacheco trabaja hoy a tres turnos –produce unas 500 unidades diarias- y planea mantener ese ritmo, indicó. “Por ahora no tuvimos que reducir producción; tenemos que ver el mes que viene si no hay algún cambio en (la cantidad de) Amarok”, afirmó.

La estrategia de la empresa es desarrollar otros mercados, como la cuota extra conseguida en México, si el mercado brasileño deja de traccionar como lo venía haciendo, insistió.

“La competitividad no está fácil porque tenemos costos internos elevados. El negocio automotriz se maneja con competidores globales. Por eso estamos trabajando en eficiencias de producción”, dijo el ejecutivo. En ese sentido, explicó que la planta de Pacheco se ubica en la parte baja de la tabla en la comparación global interna de la compañía, cuando se la mide contra sus pares europeas y de otros países donde opera VW. Mientras que en la Argentina se emplean 42 horas hombre en fabricar cada auto, las mejores plantas del grupo manejan una relación de hasta 24 horas hombre por unidad. “Hay mucho espacio para seguir mejorando en toda la cadena”, expresó.

Lo necesario es que los costos sean más competitivos a nivel internacional y eso implica que la inflación sea menor que una devaluación Jorge Portugal, vicepresidente de Ventas y Marketing de Volkswagen Argentina

Portugal cree que el mercado automotor total alcanzará este año el record de 900.000 unidades vendidas. VW crece un 10 por ciento respecto de 2012, por debajo del promedio de casi el 20 que registra el sector. “En los primeros siete meses tuvimos menor disponibilidad de unidades de Brasil. Nos faltaron 6000 autos”, argumentó. De todos modos, la automotriz conserva su liderazgo en el mercado, con una participación del 18,5 por ciento en el total y del 22,5 en el segmento autos.

Para 2014, prevé otras 900.000 unidades, “si se mantienen las condiciones macroeconómicas como están hoy y se sigue viendo al auto como un resguardo de los ahorros”, apuntó.

En cuanto a inversiones, en el plan de la empresa hay previsto un desembolso de US$ 60 millones para el desarrollo de la nueva generación del Suran, que verá la luz dentro de dos años. Parte de ese monto saldrá de la reinvención de utilidades, ante la imposibilidad de girar ganancias al exterior.

En los últimos dos años, Volkswagen invirtió unos u$s 145 millones en mejoras en la planta de Pacheco debido a ese motivo, dijo el ejecutivo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas