22 de Enero 2018

Silla para el auto: qué tener en cuenta a la hora elegir y cuánto cuestan

Desde este mes es obligatorio en todo el país el uso de la silla o butaca de seguridad para niños menores de 10 años.

Silla para el auto: qué tener en cuenta a la hora elegir y cuánto cuestan

A partir de la nueva reglamentación de la ley nacional de tránsito, es obligatorio en todo el país el uso de la silla de seguridad para los menores de 10 años. El decreto publicado el jueves pasado en el Boletín Oficial reemplaza, actualiza y reglamenta varios artículos de la ley 24.449 en la que hasta ahora se indicaba que los menores de 10 años debían viajar "sujetos al asiento trasero con el correaje correspondiente". Con esta modificación que se introdujo, los menores deberán viajar de manera obligatoria "con el sistema de retención infantil homologado al efecto, en relación con su peso y tamaño". Esto implica que quienes estén por salir de vacaciones con niños menores de 10 años, deberán informarse qué tipo de silla corresponde y afrontar los costos. Apertura, habló con las marcas Graco y Chicco cuyos productos están correctamente homologados para despejar dudas.

“Los Sistemas de Retención Infantil (SRI), lo que comúnmente llamamos 'sillitas de auto o butacas', usados correctamente reducen en forman considerable el riesgo del niño ante un siniestro vial, también el riesgo de sufrir lesiones graves e incluso fatales”, explica Walter Alonso, Gerente Comercial de Graco Argentina. Según datos de la ONG Luchemos por la vida, en 2017 murieron en Argentina 7213 personas en incidentes de tránsito, de los cuales un 6% tenían menos de 9 años.

Qué tener en cuenta

Lo primero que no dudan en aclarar las compañías que producen las butacas es que a pesar de que la normativa limite por edad, en realidad no es el parámetro que debería guiar la compra del producto. “La edad no es un elemento o un parámetro único al momento de pensar en comprar un SRI, es importante tener en cuenta también el peso y la altura. Teniendo en cuenta estas 3 variables, los SRI se dividen en grupos, asegurando que el niño viaje de manera segura según cada etapa / grupo”, explica Alonso. 

“La elección de una butaca de seguridad debe hacerse siempre dependiendo del peso del niño. La normativa europea (que es la misma que está regulada en Argentina, divide el peso por "Grupos de Masa", que son grupos de peso en los que se clasifican las butacas”, secunda Silvina Meriggi, Marketing Manager de Artsana Argentina, quienes manejan la marca Chicco en el país. “Cada butaca de seguridad es diseñada, aprobada y producida con este punto de referencia. Los grupos de edad utilizados son aproximados, ya que el desarrollo físico de cada niño es diferente. Para viajar con seguridad es importante elegir y usar una butaca de seguridad adaptado siempre a la morfología del niño”, agrega.

El tipo de producto va variando y existen líneas de producto por cada uno de los grupos en que se clasifican. Portabebé hasta los 13 kg (conocido como huevito); butaca completa desde los 9 a los 18 kg; butaca sin reductor hasta los 36 kg. y booster sin respaldo hasta los 45 kg (este sistema eleva el chico para que el cinturón del auto tome siempre la zona del centro de la clavícula.

Fuente: Luchemos por la Vida

 

En cuanto a los precios, varían de $2000 a $15000 pesos aproximadamente y va a estar determinado por las características del producto, la homologación y el tiempo que puede usarla el niño. “No es lo mismo comprar un producto que pueda usarse desde el nacimiento hasta sus 12 años aproximadamente, que comprar un producto que tendrá que cambiarse a medida que el niño vaya creciendo”, señala Alonso. “Las butacas homologadas oscilan entre los $5000 y $15000, si tienen sistema Isofix, pueden ser de precios más elevados. Los booster para niños entre 18 a 40 kg, son más económicos, oscilan entre los $1000/$1500”, explica Meriggi.

No comprar usado

Otro factor importante es la duración del producto. “No hay utilizar sillas de segunda mano: podrían haber sufrido daños estructurales sin que haya señales visibles de ello, pero que podrían comprometer la seguridad del producto”, destaca Meriggi.  “Al momento de comprar  es importante saber que este tipo de productos tiene vencimiento, una vida útil por lo que, tratándose de la seguridad de los más chicos, es muy importante no comprar usados para evitar que ya hayan sobrepasado un accidente. En nuestro país no existe actualmente un centro de homologación, por lo que se recomienda adquirir un producto que se encuentre homologado a partir de los estándares internacionales”, explica Alonso.

 “También es importante comentar sobre el sistema de sujeción del SRI, actualmente los modelos nuevos de autos lanzados en nuestro país tienen la obligación de traer incorporado el sistema de sujeción Latch o Isofix, que aseguran con mayor precisión que el SRI sea colocado correctamente. Siempre recomendamos seguir las instrucciones del manual”, resalta Alonso. Según la Federación Internacional del Automóvil el 90% de los casos las sillas están mal instaladas en el vehículo, no corresponden con el tamaño y la altura del menor o no se tuvieron en cuenta las características del auto al momento de comprar.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés