Santiago Bilinkis:
Autos

Santiago Bilinkis: "Tal como es, el formato Amazon no tiene sentido en la Argentina"

Su cuenta de Twitter tiene 35.800 seguidores. Emprendedor serial, también es un evangelizador de la Ciencia y de la Tecnología. Su pasión como divulgador y su nuevo proyecto: Quasar Ventures, company builder cuya apuesta más importante es Avenida, que intentará ser como Amazon pero con impronta local. 

Por Ignacio Federico 19 de Febrero 2014




APERTURA
fue puntual. El reloj daba las 15.30 de un caluroso y casi navideño lunes de diciembre, en la modesta oficina 909 de Olazábal 1515. Del otro lado del vidrio, la conversación era apasionada. Por momentos, fluía en perfecto inglés hasta que, inesperadamente, viraba al portuñol.

La puerta se abrió y Santiago Bilinkis saludó apresuradamente: “¿Me esperás hasta las 4? Disculpame, es importante”. La agenda se había congestionado en un mes escaso de días hábiles pero estaba justificado: se encontraba reunido con posibles inversores para FTB market, una compañía de servicios financieros para Brasil y segundo proyecto que lleva a cabo desde Quasar Ventures, la company builder que fundó con Andy Freire y Pablo Simón Casarino en marzo último. Es que, tras haber recibido US$ 50.000 (lo habitual que aporta Quasar en la etapa seed), la firma liderada por Agustín Garicoche y Santiago Minorini Lima está en pleno fondeo.

bilinkis_IMG_FOTOS_crop_1392820954463.jpgAl ataque. Con Quasar Ventures, impulsó, junto a Andy Freire y Pablo Simón Casarino, Avenida. Foto: Apertura.

En la línea de largada, además, se encuentra Veroo Carro, una empresa de venta online de autos cero kilómetro, también para Brasil. Pero este proyecto está más verde. “El nombre cambiará. Todavía, no la lanzamos. Se puede morir mañana. Una de las cosas buenas de Quasar no es que no fracasamos, sino que fracasamos muy rápido, muy barato y sin que nadie se entere. Le dedicamos tres meses y US$ 10.000 a un proyecto. Si concluimos que no tiene sentido, perdimos relativamente poco tiempo y poco dinero. Y volvemos a empezar de nuevo. Si te muestro mi cocina, hay muchas cosas que quedaron en el camino”, explica Bilinkis, quien asegura que el objetivo es “lanzar dos o tres compañías por año”.

El emprendedor serial fundó, en 1997 y, también, junto con Freire, Officenet, la versión local de Staples, que fue vendida, justamente, a la cadena estadounidense, en 2004. Bilinkis se mantuvo como VP hasta mayo de 2010. Le siguieron Wanako Games (videojuegos), Otro Mundo (cerveza) y Restorando (sitio de reservas online en restaurantes), que, este año, recibió US$ 13,3 millones durante su tercera ronda de inversiones (Series B).

Sin embargo, desde Quasar, que dispone de US$ 5,4 millones, en un 90 por ciento, provistos por Emergence Capital Partners, también, lleva adelante Avenida, firma de e-Commerce horizontal o la versión vernácula de Amazon. Fue lanzada en diciembre, tras desembolsar US$ 3 millones, la mayoría, aportados por Alto Palermo (APSA) y el resto, por Quasar y sus inversores (tienen el derecho de participar en proyectos de la firma). Avenida comenzó con 300 productos online y el plan es llegar a más de 20.000 para mediados de este año. A cargo del proyecto, están los emprendedores Federico Malek Pascha y Alan Kraus, ambos, ex Groupon.

El modelo de la company builder incluye pensar la idea, aportar el capital inicial y conseguir los emprendedores, que se convierten en socios mayoritarios, incluso, sin poner un solo peso (o dólar). “Es un pilar filosófico fundamental. Si no, serían empleados. Ellos son los fundadores”, enfatiza Bilinkis, ahora, sentado en una mesa para dos, en la pequeña cocina de la oficina y bajo tres cuadros que resumen parte de su pensamiento: “Think bigger”, “Always deliver more than expected” (Larry Page, Google) y “Life is short. Do things that matters” (Siqi Chen, CEO de HereLabs).

¿Qué queda en la carpeta de lanzamientos de Quasar?
Hay dos proyectos más, que no tienen nombre. Quasar no arranca cuando llega alguien con su plan de negocios. Hacemos el trabajo de pensar y buscar a la idea y a los ejecutores. Cuando los encontramos, seguimos con ellos hasta el final.

¿No compran emprendedores con ideas ya pensadas?
No. Para eso, hay otras empresas, founders o incubadoras.

¿Qué hay que tener para estar en la mira de la firma?
Buscamos gente a la que le apasione emprender, con mucho compromiso. Que escuche, humilde, y trabaje en equipo. Por definición, construimos compañías en equipo.

¿En todas son co-fundadores? ¿Cuándo salen?
Sí. Nos involucramos muy profundamente los primeros tres años. Cuando la compañía crece, nos necesita, cada vez, menos. Y la salida depende. Quasar empezó este año (N.d.R.: por 2013) y ninguna compañía llegó a ese estadio. En Restorando, por ejemplo, todavía estamos en el directorio. En 2013, hizo US$ 13,3 millones en su tercera ronda. Tiene, todavía, muchísimo para seguir creciendo. Está recién fondeada y no pensamos en otra ronda. Pero, si va bien y se puede llevar a otras regiones, probablemente, estemos una ronda más.

¿Y Avenida?
Tiene una semana de vida (N.d.R.: al momento de hacer la entrevista), estoy muy entusiasmado. Los resultados tempranos van bien. Queremos ser la compañía de e-Commerce horizontal más grande de la Argentina. Que, en el país, se pueda comprar por Internet en una experiencia impecable.

¿Se puede hacerlo con clientes locales?
Officenet ya hizo eso.

Pero, ¿a qué escala?
Avenida es más masivo. Pero Officenet fue bastante grande: eran cientos de miles de clientes. Ahora, serán millones. Con Officenet, nos encontramos que el cliente no fue desleal. En 15 años, tuvimos problemas con tres clientes.

¿Cuál es el objetivo?
Para fines de año, ser la empresa de e-Commerce horizontal más grande del país. Digo horizontal para separarnos de MercadoLibre: construir una firma así toma más de un año.

¿La igualarán?
En los Estados Unidos, Amazon y eBay son comparables en volumen transaccionado. Y, en Brasil, Submarino y MercadoLibre también. A la larga, no habría razones por las que no.

¿Avenida es similar a Amazon?
Aspiramos a ser Amazon. Pero, hoy, es como Amazon hace 14 años, cuando empezó.

Avenida es más masivo. Pero Officenet fue bastante grande: eran cientos de miles de clientes.

¿La copia es tal cual?
No. Siempre, hay un componente propio. El formato Amazon no tiene sentido, tal cual, en la Argentina. Nuestro desafío es que no puede ser que, en el país, no haya una buena compañía de e-Commerce horizontal. Es una necesidad.

¿Por qué no hacer otra MercadoLibre?
Si esa firma no existiera, yo preferiría hacerla. No lo hago porque ya existe. El mejor lugar lo tienen ellos y está buenísimo. Pero queda otro lugar interesante. Y, si MercadoLibre sacrifica lo que tiene, para tratar de hacer lo que hacemos nosotros, sería la decisión equivocada. Siempre se habló del desembarco de Amazon en el país.

Con Avenida, ¿lo bloquean o terminarán vendiendo, como pasó con Officenet a Staples?
A muy largo plazo, probablemente, Amazon quiera tener presencia en el país. En ese momento, tendrá más sentido hacer algo con nosotros que en contra nuestro. Pero es muy especulativo; falta mucho.

¿En qué se parece Avenida al resto de sus proyectos previos?
Junta muchas cosas que hice pero, a la vez, los que lideran la compañía son Alan y Federico. No son chicos que recién se inician. Y me entusiasma mucho aprender de ellos. Sobre todo, en lo que es la construcción de un negocio digital y adquisición de clientes online. Saben mucho. La idea es volcar los 15 años de Officenet y lo que aprendimos con Restorando. Pero ellos conocen mucho más que nosotros de muchas cosas.

Emprendedor y tecnólogo
Del otro lado del vidrio, la conversación continúa. Bilinkis no muestra apuro por volver a los negocios. Es que, hace unos tres años, asumió su rol de comunicador, sobre todo, como evangelizador de la Ciencia y la Tecnología. De hecho, es embajador en la Argentina de Singularity University, el centro de estudios auspiciado por Google y la NASA que funciona en el corazón de Silicon Valley y donde se formó, durante tres meses, en 2010. En noviembre, se lo distinguió como Personalidad Destacada de la Ciencia y la Tecnología de la Ciudad de Buenos Aires. “Me importa ser influyente dentro de lo relativo que es la influencia en el mundo 3.0, para poder poner en agenda temas que no están”, asegura. Por eso, dice, tiene una columna en “Basta de todo” (programa radial que se emite por Metro), un blog, es organizador de TEDx Río de la Plata y participa activamente en las redes sociales.Sobre todo, en Twitter, donde suma más de 35.800 seguidores.

¿Qué le aportan las redes sociales?
Es muy simbiótico. Estar en la radio me permitió construir una base de seguidores y viceversa. Mucha gente me escucha en la radio porque me conoce de Twitter. Los dos son medios masivos pero de distinta manera. La magia de Twitter radica en la asimetría: que el que uno sigue, no lo siga y al revés. Pero todo es sinérgico.

Aspiramos a ser Amazon. Pero, hoy, es como Amazon hace 14 años, cuando empezó.

¿Qué objetivo persigue en la comunicación?
Revalorizar la Ciencia y la Tecnología con una mirada que va más allá de cuál es el teléfono que acaba de salir. La Ciencia no tiene lugar y la Tecnología lo tiene desde una perspectiva estrictamente consumista y trivial. Para mí, lo importante es discutir cómo la Tecnología afecta nuestras vidas.

Por un lado, predica sobre 3.0 y Ciencia. Pero los negocios están en el e-Commerce, que es algo “viejo”.
Cuando me presento, digo que soy emprendedor y tecnólogo. Y, al decir eso, muestro que tengo dos facetas, que no son opuestas pero, tampoco, la misma cosa. Disfruto mucho mi agenda de divulgación científica y tecnológica. En emprendimientos, me siento más cómodo. Tengo más terreno recorrido y pedigree. En algunos momentos, los objetivos de esos dos mundos confluyen y, en otros, no. Me encantaría estar haciendo un proyecto de drones voladores o de impresión 3D. Pero, todavía, hay mucho negocio básico que no está hecho acá. Falta mucho por hacer y alguien tiene que hacerlo.

¿Emprender es volver a descubrir la pólvora o aplicar ideas existentes de la mejor manera?
Es un poco de las dos cosas. En algún sentido, nadie inventa nada nuevo ya. Todo tiene un elemento preexistente y hay que darle una vuelta de tuerca propia. Officenet era una versión local de Staples y terminó siendo Staples. Restorando es la versión local de OpenTable. Pero Quasar no es la versión local de nada. Al final, nada es copia ni original. Todo es inspiración y qué vuelta de tuerca se le da.

Creó Officenet a los 25. Hoy, tiene 43. ¿Cuál es su balance?
Acabo de cumplir 20 años desde que terminé la facultad y arranqué mi carrera profesional. El balance es muy positivo. Me divertí, me sentí útil y gratificado. Hice cosas que, creo, sirvieron a la sociedad.

¿Cuál fue el error del que más aprendió?
Hubo muchos. El mérito fue nunca cometer el mismo error dos veces; sería imperdonable. Equivocarse está bien. Pero no con lo mismo. Hay que tener la humildad de aceptar los errores y tener perspicacia para aprender.

La entrevista termina y comienza la sesión de fotos. El reloj da las 5.00 de la tarde. El tecnólogo saluda y entra, nuevamente, a la reunión del otro lado del vidrio. Volvió a ser emprendedor.


La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número 241 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas