Qué es el carsharing, la forma de moverse que ya se impone en Europa
Autos

Qué es el carsharing, la forma de moverse que ya se impone en Europa

Por Ezequiel Chabay 04 de Enero 2016

El futuro llegó. El coche personal va quedando relegado para ir de casa al trabajo mientras se impone con más fuerza el transporte público y semipúblico. En esta línea de la movilidad sustentable se ubica el carsharing, un sistema de transporte que gana terreno en Europa y en los Estados Unidos, y ya tiene apoyos en la Argentina.

El carsharing se trata, como su nombre lo indica, de compartir vehículos. Los usuarios alquilan el vehículo por unas pocas horas y, también, lo comparten con otros usuarios.

El sistema crece porque las automotrices van comprendiendo que su modelo de negocios irá, al menos en parte, hacia “el producto como servicio”. Es decir, no solo vender autos, sino también cubrir la demanda de transporte. En el exterior ya hay casos exitosos.

Autolib es el primer servicio público de coches eléctricos de una metrópoli europea. En París, el gobierno cuenta con una flota de 3.000 vehículos que, según estadísticas, reducen el parque automotor en 22.500 vehículos. Son 164 millones de kilómetros al año que los autos convencionales ya no recorren. El grupo Bolloré tiene la concesión por 12 años en 46 comunas y alrededores. Hay planes para usuarios particulares y empresas: alquilar una flota de 50 vehículos, por ejemplo, cuesta € 1.090 por mes, con un tope de 100 horas de uso. Para particulares, está el plan Autolib’ 1 An, a razón de € 10 por mes, y un plus de € 11 por hora de utilización.

Entre los privados aparece ZIP Car, una compañía que pasó a manos de Avis, líder en el alquiler de autos. Permite manejar autos por hora o por día, combustible y seguro incluidos. Disponible en barrios, ciudades y aeropuertos alrededor del mundo, la membresía cuesta de U$S 7 a U$S 70 y la hora está de U$S 8 a U$S 10. La red se extiende por los Estados Unidos y varias ciudades del Viejo Continente.

Entre las iniciativas de automotrices se destaca Car 2 Go, que utiliza vehículos Smart. Unas 6.000 unidades distribuidas en 16 ciudades de Europa permiten un alquiler flexible: pueden retirarse de las plantas o reservarse 30 minutos antes. Se paga por minuto, por hora o por día. Hay una cuota de validación de € 19. El alquiler incluye 50 kilómetros free, y luego se abonan € 0,29 por kilómetro. Para un turista argentino que desee recorrer la ciudad y sus alrededores en un día, la variante le costará alrededor de $ 1.400.

¿Y en la Argentina?

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tuvo entre sus manos un plan para instalar un sistema de alquiler de vehículos en el macrocentro porteño. Por lo ambicioso, tal vez, el plan todavía está en etapa de incubación. Pero entre los privados hay iniciativas, como Sincropool, una start-up que ofrece soluciones de movilidad para empresas bajo el formato carpooling (varios empleados compartiendo un mismo auto). La firma opera hoy con más de 30 clientes, entre ellos Ternium, Ford, Volkswagen, Accenture y Carrefour.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas