Auto_Bis_crop_1346162559282.jpg
Autos

Por qué es un buen momento para comprar un auto

Los concesionarios advierten que, si se devaluara, el precio de los vehículos acompañará la suba de precios.  Por Carla Quiroga 19 de Agosto 2015

 

La caída interanual del 15 por ciento en los patentamientos de autos está directamente relacionada con la falta de stock en oferta y no con la ausencia de demanda. “Faltan unidades porque faltan dólares pese a que el Gobierno anunció a comienzos de julio un alza en el cupo de divisas autorizado al sector. Además, no ayudó que hace unos días el Banco Central limitase un 30 por ciento el acceso al dólar para las empresas”, se queja un empresario con voz y voto en el sector, pero que prefiere anonimato por miedo a las represalias. 

Hay compradores, lo que faltan son autos, y los que están disponibles para la entrega se cobran con sobreprecios de entre 20 y 30 por ciento de los valores sugeridos. “Eso sucede por la incertidumbre que le genera al concesionario el valor de reposición del modelo”, reconoce el director de una importante automotriz. Del otro lado, los ejecutivos de los concesionarios juran que venden incluso por encima del stock que tienen. En voz baja reconocen estar más contentos que cuando se vendían más de 900.000 unidades al año, tiempos en los que la competencia agudizaba la estrategia de apostar a descuentos y promociones.

Otra variable que mueve las ventas del sector  es la percepción de que, al valor del dólar blue, las unidades están baratas. “A más brecha con el oficial, más movimiento. Los precios acompañarán a la devaluación”, advierte el mismo empresario que se queja por la falta de dólares.  

En julio, las ventas de autos usados crecieron más de 17 por ciento en comparación al mismo mes del año anterior y más de 9 por ciento en los primeros seis meses del 2015, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara). Este número ratifica las expectativas de que las ventas de usados cerrarían el año en alza influenciado por la falta de unidades cero kilómetro. “Si bien se achicó la brecha entre el valor del cero con el usado, quien tiene el dinero compra porque dilatar la decisión es perder dinero”, agrega el dueño de un concesionario.  

“Hoy el consumidor no elige qué comprar, adquiere lo que hay porque es una forma de dolarizarse de forma barata porque el valor oficial del dólar es ficticio”, afirma un especialista del sector quien reconoce que este es un momento propicio para apostar los ahorros en un auto. “Van a seguir aumentando por el alza de costos y la inflación”, agrega.

Pero el fenómeno de “sacarse de encima los pesos” trasciende a la industria automotriz. De hecho, los argentinos buscan gastar hasta los pesos que no tienen financiándose con la tarjeta de crédito. La explicación de por qué las compras con el plástico aumentaron más de 60 por ciento en julio si se lo compara con el mismo mes del 2014. Para saber más sobre por qué cambio el chip el consumidor argentino, obsesionado por “liquidar hasta los pesos que no tiene”.

Mirá el video.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas