El negocio detrás de las llaves de plástico
Autos

El negocio detrás de las llaves de plástico

El precio de venta a cerrajeros es 50 por ciento menos al de las llaves de bronce. Por Cecilia Valleboni 04 de Agosto 2014



 

Durante 120 años, el bronce había sido el material que abría todas las cerraduras... Hasta que Héctor Naim, director de Tabor, decidió buscar una alternativa. “En 2009, el bronce escaseaba y se disparó el precio”, recuerda, sobre el que fue el puntapié inicial para buscar un material alternativo.

Probó con una aleación de aluminio hasta que buscó un polímero plástico y llegó al Zytel® HTN, un material producido y comercializado por DuPont. Se trata de una resina estructural, rígida, que posee resistencia química y soporta altas temperaturas de trabajo. Este material mantiene sus propiedades, incluso, en contacto con humedad, una cualidad que lo hace útil para reemplazar piezas metálicas.

Además, tiene memoria y, ante la deformación por golpes, recupera sus características iniciales. Una información central para los cerrajeros es que, para la copia de llaves, se utilizan las mismas máquinas y herramientas de cortes tradicionales.

En el desarrollo, se invirtieron más de $ 2 millones en la ampliación de la nave de producción. Se lanzó en 2011, con 12 modelos y, en la actualidad, tiene más de 55. La firma fabrica 1,5 millón de llaves por mes (entre bronce, autos y polímero). Para Naim, su invento no es sólo una innovación a nivel global –no hay algo similar–, sino que, además, es la primera vez que la firma de Pergamino, que tiene 76 años –se fundó en 1938 y su padre la adquirió en 1981–, salió de ser una empresa tradicional y conservadora.

“Hoy, el polímero reemplazó un 30 por ciento”, destaca el empresario, que fue galardonado con el premio Innovar 2012. Como principal beneficio, se destaca el impacto medioambiental: no genera tipo de efluente alguno. “Tuvimos una reducción de 30 por ciento en el impacto ambiental de la actividad”, cuenta. 

La edición original de este artículo fue publicado en la edición 246 de la revista Apertura. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas