Elon Musk explica Hyperloop, su propuesta para un nuevo sistema de transporte
Autos

Elon Musk explica Hyperloop, su propuesta para un nuevo sistema de transporte

El CEO de Tesla Motors dio a conocer su proyecto para transportar pasajeros a través de receptáculos dentro de tubos de aluminio. Cómo lo hará. 

Por Ashlee Vance 16 de Agosto 2013



Casi un año después de que Elon Musk, CEO de Tesla Motors y SpaceX, planteara por primera vez la idea de un modo de transporte super rápido, finalmente se revelaron los detalles: un sistema de tránsito entre ciudades solar y elevado, que puede llevar pasajeros y autos de Los Angeles a San Francisco en 30 minutos. En un estilo típico de Musk, el Hyperloop, como lo llama, inmediatamente representa un desafío para el status quo -en este caso, el tren de alta velocidad de California, de US$ 70.000 millones, que fue criticado por Musk y otros como demasiado costoso, muy lento y poco práctico.

En la visión de Musk, el Hyperloop transportaría personas a través de receptáculos de aluminio dentro de tubos de acero. Describe el diseño como una escopeta con los tubos uno al lado del otro durante la mayor parte del recorrido y cerrando el círculo en cada final. Estos tubos deberían montarse en columnas a entre 48 y 92 metros de separación, y los receptáculos viajarían hasta a 1287 kilómetros por hora. Musk ya había hablado de algo de esto antes; y ahora agrega que las cápsulas podrían llevar autos además de personas. “Uno maneja, la cápsula sale”, le dijo Musk a Bloomberg Businessweek en su primera entrevista sobre el Hyperloop. Musk publicó un post en su blog detallando el Hyperloop el lunes. También realizó una llamada con la prensa en la que ofreció más detalles.


Así funciona. El desarrollo apunta a agilizar el traslado de pasajeros. 

Musk construyó su carrera de emprendedor atacando los negocios que ve como ineficientes o faltos de inspiración. Co-fundó PayPal en una apuesta para mover a la industria financiera, luego usó la fortuna que ganó al venderle el startup a eBay para financiar esfuerzo de transporte igualmente ambiciosos. Tesla Motors, por ejemplo, creó el auto totalmente eléctrico de mejor performance y críticas y una red complementaria de estaciones de carga en Norteamérica. Mientras, SpaceX compite contra naciones enteras en el mercado para enviar satélites y reabastecer la Estación Espacial Internacional.

En el caso de Hyperloop, Musk comenzó a enfocarse en el transporte público luego de desencantarse con los planes para el sistema de vías de alta velocidad de California. Se prevé que la construcción del proyecto altamente político de US$ 70.000 millones comience este año, con planes de unir ciudades de San Diego a Sacramento para 2029. “Uno tiene que ver lo que dice que costará versus los costos finales, y creo que es seguro decir que se hablará de un tren de más de US$ 100.000 millones”, dice Musk, agregando que es demasiado lento y un horrendo lío de derechos de tierras.

hyperloop.png_1741563513Diseño. El Hyperloop transportaría personas a través de receptáculos de aluminio dentro de tubos de acero.

Musk cree que el Hyperloop evitaría mucho de los problemas de las tierras porque está elevado. Los tubos, durante la mayor parte, seguirían la I-5, la ruta sombría pero directa entre LA y San Francisco. Los granjeros no tendrán franjas de sus tierras bloqueadas por las vías del tren, sino que, en cambio, podrían acceder a sus tierras entre las columnas. Musk dice que el Hyperloop podría construirse con US$ 6000 millones con cápsulas solo para personas, o US$ 10.000 millones para los más grandes, capaces de trasladar gente y autos. Junta, su alternativa sería cuatro veces más rápida que el tren propuesto por California, a un costo de un décimo. Los pasajes, dice Musk, serían “mucho más baratos” que un viaje en avión. 

¿Y la seguridad? Musk escuchó sobre ella alguna vez. “Hay un freno de emergencia”, dice. “Generalmente, sin embargo, la distancia de seguridad entre los receptáculos debería ser de 8 kilómetros, por lo que se podrían tener unas 70 cápsulas entre Los Angeles y San Francisco que salen cada 30 segundos. Es como subir a Space Mountain en Disneyland”. Musk imagina que viajar en el Hyperloop será bastante placentero. “Tendría menos aceleración lateral -que es lo que tiende a marear a la gente- que un subte, mientras los receptáculos se ladean hacia el tubo como un avión”, dice. “A diferencia de un avión, no están sujetos a turbulencias, así que no hay movimientos bruscos. Se sentiría muy suave”.



El Hyperloop fue ideado para unir ciudades a menos de 1600 kilómetros que tienen gran cantidad de tráfico entre ellas, dice Musk. A menos de esta distancia, el Hyperloop podría tener una buena ventaja sobre los aviones, que necesitan mucho tiempo para despegar y aterrizar. “Tiene sentido para cosas como LA a San Francisco, New York a DC, New York a Boston”, dice Musk. “A más de esa distancia, los costos del tubo se vuelven prohibitivos, y uno no los quiere en todos lados. No querrían vivir en la Tierra del Tubo”. ¿Verdad?


En los meses desde que Musk mencionó el Hyperloop por primera vez, hubo mucha especulación. Los críticos, manejando información limitada, dicen que las especificaciones dadas por Musk serían casi imposibles de lograr. Un tubo tan grande y presurizado requeriría una inmensa cantidad de energía mientras también produce fricción de aire y calor.

Ahora Musk argumenta que el Hyperloop representa un tipo de término medio que otras personas todavía tienen que considerar. En lugar de ser una aspiradora normal o funcionar en condiciones normales, los tubos de Hyperloop estarían sometidos a baja presión. “Creo que muchas personas tienden a gravitar de una a otra idea en lugar de pensar en la presión más baja”, dice Musk. “Nunca vi esa idea en ningún lado”.

Adentro de los tubos, los receptáculos deberían estar montados en esquíes finos hechos de inconel, una aleación confiable de SpaceX que puede tolerar alta presión y calor. El aire se bombea a través de pequeños agujeros en los esquíes para hacer un almohadón de aire, dice Musk. El frente del receptáculo tendrá un par de válvulas de admisión de avión -un poco como el Concorde. Un compresor de turbo eléctrico comprimiría el aire de la nariz y lo enviaría a los esquíes y la cabina. Imanes en los esquíes, además de un pulso electromagnético, le darían al receptáculo el envión inicial; los motores de realimentación en la ruta mantendrían la cápsula en movimiento. Y ningún sonido de detonación. Con el aire cálido dentro de los tubos y el viento de cola alto, los receptáculos podrían viajar a altas velocidad sin cruzar la barrera del sonido. “La cápsula puede ir justo por debajo de la velocidad del sonido relativa al aire”, dice Musk.

Entonces, ¿ciencia o ciencia ficción? Cerca de una docena de personas en Tesla y SpaceX ayudaron a Musk con el diseño y chequearon la física detrás de Hyperloop. Brifeé a Martin Simon, un profesor de Física de UCLA, sobre algunos detalles Hyperloop, y lo declaró viable desde un punto de vista tecnológico: “Sí suena como hecho todo con tecnología conocida. No es que está contando con que se invente algo totalmente nuevo”.

Simon señala que los métodos de aceleración propuestos por Musk se usan en parques de diversiones para arrancar una montaña rusa. Otras compañías miraron estas técnicas para vehículos de pasajeros y carga. Lo que separa a Hyperloop, sin embargo, es el uso del almohadón de aire para levitar los receptáculos. “Separó al almohadón de aire y el manejo de la inducción lineal, y eso parece nuevo”, dice Simon, quien agrega: “Sería cool si tuviera tubos transparentes”.

Los críticos del tren de alta velocidad de California podrían abatirse al saber que Musk no planea comercializar la tecnología de Hyperloop por ahora. Está posteando los planes, pidiendo feedback y contempla la posibilidad de construir un prototipo.

“Simplemente lo estoy poniendo ahí afuera con un diseño de código abierto”, dice. “Seguramente hayan sugerencias para mejorarlo, corregir cualquier error y redefinir el diseño”. Musk sostiene que tiene demasiadas cosas con las que lidiar antes que llevar a Hyperloop a su realización. “Ojalá no lo hubiera mencionado”, dice. “Todavía tengo que manejar SpaceX y Tesla y es terriblemente difícil”. Musk dice que apoyaría a cualquier persona u organización que quiera llevar a la realidad a Hyperloop.

“Es cuestión de encontrar a la persona y el equipo correctos para que estén detrás”, dice Musk. “Crear un prototipo no es tan costoso”. Pero si nadie avanza o actúa sobre las ideas de Musk, él podría volver a Hyperloop en un par de años y realizarlo como parte de Tesla. “Al final de cuentas, podría fondear o aconsejar un proyecto de Hyperloop, pero ahora mismo no puedo sacar mi vista ni de SpaceX ni de Tesla”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas