Cómo es la Fórmula E, el fenómeno de los autos eléctricos que aceleró en Buenos Aires
Autos

Cómo es la Fórmula E, el fenómeno de los autos eléctricos que aceleró en Buenos Aires

La categoría de autos con motor eléctrico llegó a Puerto Madero. Un show que mueve US$ 50 millones en patrocinios. Por Esteban Lafuente 09 de Enero 2015

 


Innovación, velocidad y ecología son tres de los principios que definen el ADN de la Fórmula E, la primera categoría de automovilismo internacional de autos eléctricos, que llegó este sábado a Buenos Aires.

Un circuito callejero de 2440 metros en Puerto Madero recibirá al certamen, que debutó este año tras una inversión de US$ 100 millones por parte de sus organizadores. “Es una gran idea a la que le ha llegado su hora”, explica el empresario español Alejandro Agag, ideólogo y dueño de la categoría, quien llegó a Buenos Aires para presenciar el E Prix local.

formula e punta del esteVelocidad. 20 pilotos participan en cada competencia de la Fórmula E. Foto: Formula E.

Michelin como proveedor de neumáticos, Qualcomm y Tag Heuer son algunos de los patrocinantes globales de la categoría, que logró reunir US$ 50 millones por auspiciantes.

Cada una de las 10 presentaciones de la Fórmula E, cuyo campeonato empezó en septiembre, en Pekin, y finalizará en junio de 2015, en Londres, con pasos por Berlín, Los Ángeles, Miami, Montecarlo o Punta del Este, representa una inversión de alrededor de € 10 millones e involucra a unas 1000 personas.

Según el español, ex asesor y yerno del ex presidente José María Aznar, este nuevo certamen, cuya temporada inicial presenta un calendario de 10 carreras, no busca erigirse como competidor de la Fórmula 1, sino establecerse como una usina de innovación tecnológica para el sector automotor, con foco en el cuidado del medioambiente.

“La F1 ha hecho grandes avances que luego se trasladaron a los autos de calle y eso es lo que queremos que ocurra con la Fórmula E. La clave es la competición entre los equipos, porque eso genera el desarrollo tecnológico que seguramente luego se exportará a la calle, fundamentalmente en baterías, motores eléctricos y sistemas de carga”, explica Agag, quien supo ser eurodiputado y secretario General del Partido Popular Europeo.

Formula E Alejandro AgagDixit. "La F1 ha hecho grandes avances que luego se trasladaron a los autos de calle y eso es lo que queremos que ocurra con la Fórmula E", explicó Alejandro Agag, CEO de la categoría. Foto: Antonio Pinta.

Para equiparar la competencia entre los equipos, el reglamento de la Fórmula E es bien rígido. ”En este primer año todos los autos son iguales, pero a partir del segundo año cada equipo será libre de construir su motor y, seguramente en el tercero, su propia batería”, completa el español.

Es justamente en el rubro baterías donde radica una de las principales limitaciones de la categoría. Como su capacidad de carga apenas entrega 30 minutos de autonomía a cada vehículo, los pilotos deben utilizar dos autos en cada carrera. Para Agag, esto añade un elemento de curiosidad. “En la Fórmula 1 solían cambiar de coche en los años ’50, así que estamos como la F1 en sus inicios, empezando la aventura”.

McLaren, Renault y Williams son tres de las marcas con presencia en la F1 que se involucraron en la Fórmula E, con el desarrollo de motores y baterías. Para las próximas temporadas, se espera la llegada de nuevas automotrices (se habla de BMW o Audi) al certamen, en el que compiten 10 escuderías de dos pilotos cada una.

Cada monoplaza, que logra acelerar de 0 a 100 km/h en tres segundos y logra una velocidad máxima de 220 km/h, tiene un costo máximo, limitado por reglamento, de € 400.000.

De acuerdo con los organizadores, el plan para la primera competencia en Buenos Aires es cubrir los 20.000 lugares a 25.000 lugares disponibles en las tribunas del circuito y facturar entre US$ 5 y 6 millones, entre entradas, auspiciantes locales y derechos televisivos, un monto que, no obstante, no alcanzaría para cubrir la inversión.

“La erogación que haremos es mayor a los ingresos que esperamos, y en este primer año no llegaremos a una situación de break even”, plantea Agag. Proyecta revertir el escenario a mediano plazo, con la llegada de nuevos sponsors. “En nuestro business plan deberíamos estar entre 150 y 250 millones de EBITDA en el quinto año, con el objetivo de hacer una salida a bolsa entre dos y cinco años”, completa.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas