Cómo afectó el nuevo escenario económico al segmento de los seguros de autos
Autos

Cómo afectó el nuevo escenario económico al segmento de los seguros de autos

El mercado crece a una tasa de 40% anual por la devaluación y la suba de impuestos. Sin embargo, el alza de la inflación agrava aún más el déficit técnico del sector.

Por Pedro Ylarri 13 de Marzo 2014

 


El arribo de Axel Kicillof al ministerio de Economía el 21 de noviembre pasado no resultó indiferente para la Argentina: desde entonces, el peso se devaluó un 30%, la inflación fue cercana a 12% en sólo tres meses, los autos de alta gama tributan hasta un 50% más de impuestos y las tasas de interés casi se duplicaron para el público minorista. Los cambios en la ‘macro’ impactan en todas las familias y empresas. Sin embargo, los ejecutivos de la industria del seguro y, en especial, los dedicados al sector Automotor, lo viven en forma especial.

Sucede que el brusco cambio de contexto hizo despegar fuertemente el costo de los autos, no sólo los de alta gama, cuyos valores escalaron en forma proporcional a los Impuestos Internos, sino también a través de la devaluación, que provocó que la totalidad del parque automotor, tanto vehículos nuevos como usados, registren subas de precios de hasta 30% en sólo un trimestre, incluso en casos en los que se fabrican localmente y son de gama baja. Con todo, y como a mayor capital asegurado, mayor es la prima a pagar, el sector crece a 40% anual, a valores corrientes.

Sin embargo, los ejecutivos aclaran que “más no siempre es mejor”. Anticipan que, más allá de una fuerte suba en primas, será un año “complejo” de transitar por una combinación de factores: la inflación, que impactará en los costos de mano de obra y los resultados técnicos, la suba de precios de repuestos por la devaluación, la caída en ventas de vehículos nuevos tras el record de 2013, el desajuste de los valores de los usados y el incremento de casos de quienes tengan que dejar de pagar los seguros por un eventual escenario recesivo.

La pregunta sobre cuánto crecerá el mercado en 2014, según media docena de referentes del sector consultados por Seguros, en este contexto, parece ser “irrelevante”. Sin embargo, sólo algunos se animan a responderla: “El mercado del seguro Automotor, hasta el primer semestre del ejercicio (de julio a diciembre de 2013), crecía a tasas de 40% interanual, en primaje y, hasta febrero, seguía la misma tendencia”, explica Gustavo Palotta, gerente Comercial de San Cristóbal.

En cambio, “si tomamos el año calendario de enero pasado y en vistas a diciembre, el crecimiento será un poco inferior a 40%”, de incremento interanual.

Autos_Ventas_crop_1357828497554.jpg

Según estimaciones de empresas privadas, el mercado del seguro automotor registró en los últimos ejercicios tasas de crecimiento del orden del 40% interanual.

Así, con más inflación y precios de las coberturas en ascenso, el cierre del ejercicio 2013/2014 podría marcar un nuevo record, aún descontando el 30% de suba de costos previsto para el periodo. Según cifras de Moody’s Argentina, el segmento Automotor creció, en promedio, un 29%, entre 2009 y 2013, con subas de 28% (2009); 23% (2010); 30% (2011); 31% (2012) y 35%, en el ejercicio pasado.

El sector Patrimoniales, dominado por Automotores, facturó, en el balance 2012/2013, unos $ 42.838 millones en primas, lo que podría llegar a los $ 58.000 millones a junio de 2014, según la agencia de análisis de riesgo.

El número final es complejo de predecir, según Lionel Moure, socio de Deloitte y experto en el sector, por una razón: “El mercado de seguros es muy dependiente del crecimiento de la economía en general. La venta de automóviles, la evolución en el valor de los vehículos, el nivel de empleo y la evolución de los salarios, suelen ser los factores determinantes para el crecimiento del volumen de negocios del mercado”, explica a Seguros.

Más específicamente, sobre el nuevo impuesto a los autos de gama media y alta, dice que habrá que analizar qué resulta más importante para la industria, en términos de primaje: si la suba del precio/prima o el impacto de la desaceleración de la compra de autos.

Menos patentamientos
La razón principal de la desa-celeración es que “está perdiendo crecimiento el mercado automotor (de cero kilómetro). El parque venía creciendo al 7% y puede que sea menor este año, según lo demostraron las primeras cifras del año”, estima Palotta.

En efecto, la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) reportó, el 5 de marzo pasado, que, en febrero, se patentaron 57.967 vehículos, una caída de 8,5% comparado con las 63.318 unidades de febrero de 2013. El primer bimestre cerró así con una merma de 3,9%, interanual.

¿Qué pasará el resto del año? Abel Bomrad, presidente de Acara, sostiene que, si bien es muy temprano para definir el comportamiento anual, “se comienza a vislumbrar una caída que parece insinuar una tendencia” negativa. La base de comparación, reconoce, es elevada, ya que en 2013 se vendió un record de 955.023 vehículos ‘a estrenar’.

Si se suman a los 1.845.263 autos usados comercializados en el periodo, según la Cámara de Comercio Automotor (CCA), se trata de un mercado de 2,8 millones de operaciones, es decir, cinco por minuto, un record histórico que, por ahora, resulta muy difícil que vuelva a repetirse.

Autos_patentamientos__IMG_crop_1378311450050.jpg

Según ACARA, 2013 marcó un récord de 955.023 vehículos 0km vendidos en Argentina.

José Zambrana, presidente de DDN Central de Seguros, afirma que, en realidad, en los últimos años, en promedio, la “población de autos” crece a un ritmo de 600.000 anual, lo que este año no sucederá: “En 2014, no creo que lleguemos a más de 300.000 unidades”, advierte. Entre las razones, está que “el año pasado, se vendían muchos ‘cero kilómetros’ importados para poder estabilizar pesos o dólares. Pero, este año, con el tema de los impuestos, ésa dejó de ser una buena alternativa”.

Pólizas en alza
Con menos compras de autos nuevos, el mercado mantendrá su crecimiento por la suba del valor de los autos, determinante del precio de las pólizas en hasta un 90%, de acuerdo a la compañía, el valor del auto y el uso que se le dé.

Palotta, de San Cristóbal, lo explica con estas palabras: “La suba de precios en pesos por la devaluación y la suba en los impuestos internos impacta en las primas en la medida en que éstas se calculan por capital asegurado. El que más impacta es la devaluación, ya que, si bien es menor el porcentaje de aumento, afecta a casi todo el parque automotor, incluso el de usados”.

La devaluación afectó en forma dispar el precio de los autos, dependiendo de la terminal, el origen y la composición de materiales importados para su producción. Según cifras de Acara, en 2013, el auto más vendido fue el Volkswagen Gol (55.598 unidades), de origen brasileño, y su preció sufrió una suba de 35,8% entre diciembre pasado y esta semana (su modelo base pasó de $ 63.320 a $ 86.000). En la lista de más vendidos, le siguen dos autos producido en el país: el Chevrolet Classic (35.970 unidades en 2013) y Renault Clío Mío (31.214), cuyos precios subieron un 14,9% y un 18,4%, en forma respectiva en el mismo período.

Según los brokers, este ‘efecto devaluación’, dependiendo las zonas y el tipo de auto hará que quienes tengan autos paguen pólizas con subas de entre “25% y 30% de aumento” este año, según estima Zambrana.

Si bien las aseguradoras prefieren no dar cifras, confían en que el precio de los autos “no suba proporcionalmente” a la devaluación, sino que corra detrás. “Si el tipo de cambio se corre 50% los autos deberían aumentar por más que la mitad”, estiman en una aseguradora. “Es alto, el precio de los autos venía corriendo 10 puntos por debajo de la inflación”, añade.

Más impuestos
El aumento de los Impuestos Internos, además de limitar las ventas de autos, será otro punto que impulse el alza en las pólizas de vehículos de gama media y alta. La modificación de la Ley 24.674, luego reglamentada, impone un gravamen de 35% a los autos de más de $ 170.000, y de 50% a los que cuesten más de $ 250.000. Antes de la devaluación de enero, según Acara, dos de cada 10 vehículos vendidos quedarían alcanzados por el impuesto. Sin embargo, las correcciones de precios de entre 15% y 20% que se dieron tras la devaluación ampliaron la cantidad de autos alcanzados, por los que las terminales y el Gobierno negociaban esta semana una corrección del impuesto.

Según los ejecutivos del sector, las pólizas de seguros aumentarán este año entre un 25% y un 30% dependiendo del lugar y el tipo de vehículo

“Las aseguradoras que ofrecen reposición de un cero kilómetro para autos con hasta uno o dos años de antigüedad, en los vehículos alcanzados por esta modificación, han visto de repente incrementar el valor de estas indemnizaciones de siniestros sin la posibilidad de recaudar la prima correspondiente, con consecuencias muy dañinas a sus patrimonios dado también el constante crecimiento de los robos de unidad producto de la inseguridad reinante”, dice Jorge del Pecho, gerente General de Federación Patronal, la firma líder del ramo, con casi 13% de participación de mercado en el rubro.

Más no es mejor
Con todo, Del Pecho reconoce que “el crecimiento del primaje en sí mismo, para nosotros, no representa un objetivo sano ni prioritario, se debe ser muy cauteloso en este contexto de nuestra economía, ante la inexistencia de índices de referencia siempre se debe analizar si el crecimiento de la facturación es efectivo (mayor que la inflación) o solo es producto del aumento de las sumas aseguradas o tarifas”. Para las aseguradoras, el brusco cambio en los valores influirá “en el aumento del valor de los repuestos para las reparaciones por choque, lo cual aumenta la siniestralidad”, finaliza.

Al respecto, Néstor Abatidaga, CEO del Grupo Sancor Seguros, explica que esta la siniestralidad en ascenso se da luego de un año en el que el tema se tornó en 2013 complejo de superar para las aseguradoras: “El aumento de la siniestralidad en algunos ramos clave; la inflación, que tiene impacto directo sobre los distintos componentes del costo siniestral y repercute en los resultados; y la magnitud y dispersión de los eventos climáticos” ya eran parte el año pasado del sector.

Según los balances que las aseguradoras presentan ante la SSN, a septiembre de 2013, el sector Automotor produjo pérdidas técnicas por $ 1.227 millones, es decir, que por cada $ 100 que vieron ingresar en primaje, perdieron $ 116 en gastos y siniestros pagados. Con excepción de Nación Seguros, la aseguradora del Banco Nación, hoy controlada por La Cámpora, todas las compañías del Top 20 del segmento seguros de automotores registraron quebranto técnico. Y para las compañías, este dificultad recién comienza. 

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el suplemento Seguros de El Cronista (13/03/2014).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas