Los consumidores están demostrando a través de sus actitudes de compra un creciente interés por las compañías que tienen un proceso productivo transparente y sustentable. Prefieren productos que perduren en el tiempo y no generen desechos.